¿Cómo se trata el ataque cardíaco?

El tratamiento dependerá de la causa de sus síntomas Si tiene un caso agudo de angina (dolor de pecho), es probable que su médico le recete nitroglicerina. La nitroglicerina puede aliviar temporalmente sus síntomas y mejorar el flujo de sangre al corazón. Lo hace ensanchando las arterias que llevan sangre al corazón.

Si está teniendo un ataque cardíaco, su médico podría recetarle un medicamento que se llama trombolítico o podría optar por hacer una angiografía y, posiblemente, realizar una angioplastia o colocar un stent. Un fármaco trombolítico puede ayudar a disolver el coágulo de sangre que obstruye la arteria coronaria. Una angioplastia es un procedimiento en el cual se introduce por una arteria del brazo o de la pierna un diminuto globo que llega al corazón. El globo empuja y abre las arterias coronarias obstruidas. En la arteria donde se encontraba la obstrucción podría colocarse una pequeña varilla de metal, que se llama stent, para mantener abierta la arteria.

Si una angioplastia y/o la colocación de stent no son adecuadas, es posible que deba someterse a cirugía de derivación vascular de las arterias coronarias. Esta es una cirugía mayor, en la cual el médico toma varias venas de las piernas y/o una arteria de la parte superior del cuerpo para hacer una derivación vascular y puentear las obstrucciones de las arterias coronarias. La cirugía de derivación vascular coronaria permite que la sangre fluya al área del corazón que se encuentra detrás de la obstrucción.

Independientemente del tratamiento que su médico elija para usted, cuanto antes obtenga ayuda médica, mayores serán sus probabilidades de sobrevivir a un ataque cardíaco. No demore la obtención de atención médica inmediata si está experimentando síntomas de ataque cardíaco.

El tratamiento del ataque cardíaco también incluye medicamentos que lo ayudarán incluso después de que usted deja el hospital. Estos medicamentos ayudan a mejorar el flujo de sangre al corazón, previenen la formación de coágulos y reducen los riesgos de tener otro ataque cardíaco. Estos medicamentos incluyen: aspirina, betabloqueantes, estatinas, inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ACE, por sus siglas en inglés) y aceite de pescado. Su médico recetará los medicamentos que sean adecuados para usted.

Si tuvo un ataque cardíaco, su médico también hablará con usted sobre los cambios en el estilo de vida que usted puede hacer para evitar tener más problemas cardíacos.