BNR web page

Home

 Yadira Dacosta Santaella, MD

Venir de un hogar de médicos alimentó esa pasión que la doctora Yadira Dacosta Santaella sintió desde niña por la medicina. Siempre fue fanática de las ciencias y, a su entrada a la Universidad de Puerto Rico, completó un bachillerato en Biología, con un minor en Sicología.

“Es que siempre me interesó la ciencia, al igual que la ciencia de la conducta. Después hice la Escuela de Medicina en la Universidad Central del Caribe y me interesó la neurociencia, así que me fui a la University of Miami, al Jefferson University Hospital”, nos contó.

La doctora Dacosta sabía que en la Isla había una gran necesidad en el área de la neurología, así que decidió regresar y de inmediato empezó en Hima San Pablo de Caguas. Ya lleva siete años.

“Me enorgullece ser mujer y en esta área somos varias mujeres, y vengo de una familia donde también hay mujeres médicos y me he dado cuenta de que en el hospital donde estoy hay varias mujeres en el campo de la neurociencia, pero no siento la diferencia ni el discrimine”, acentuó la jefa de inspección del área de Neurología.

 

Home

María M. Toledo, MD

La doctora Marimerce Toledo es hoy día la directora del programa de Neurocirugía Endonvascular y Cerebrovascular de Hima San Pablo Caguas. Para llegar hasta ahí, pasó mucho.

“Entré a la Universidad de Puerto Rico, en Cayey, y allí había un programa especial para estudiantes destacados que te permiten tomar cursos poco usuales y allí hice una mezcla de sicología y siquiatría. Vi una operación de un neurocirujano para pacientes siquiátricos y dije: ‘esto es mejor todavía que ser psiquiatra’. Cuando entré a la Escuela de Medicina lo primero que hice fue ir al Departamento de Neurocirugía y dije: ‘esto es lo que quiero hacer'”, recordó.

“Es una carrera sacrificada, pero se hace con mucho amor. Soy casada hace 17 años y tengo dos hijos, una nena de 11 años y un nene de 5. Tengo la bendición de tener el mejor ‘partner’ del mundo. Él entendió hace mucho tiempo que si yo fallo, muere gente. Y esta familia vive así, ‘si mamá está de guardia, tenemos que acomodarnos eso’. Pero siempre que estamos libres es para nosotros”, concluyó.

Home

Ninci L. Llanos Figueroa, MD

“Desde muy pequeña mis padres me enseñaron que mi responsabilidad era cuidar  y proteger a mis dos hermanas menores. Yo siendo la mayor lo tomé muy seriamente”, relata la Dra. Ninci Llanos Figueroa.

Además le enseñaron que había que trabajar por lo que se quería, así es que no jugaba con muñecas. En vez, fregaba, limpiaba, y con su papá mezclaba cemento cambiaba gomas, martillaba, y taladraba. En el camino decidió que su misión era ayudar a los demás y por eso escogió  ser doctora.

“Por qué emergencióloga? Porque ves de todo y estás en el medio de la acción siempre. Es la mejor oportunidad para salvar vidas. Tienes que hacer un diagnóstico en menos de 10 minutos en la mayoría de las ocasiones, y la vida de otro depende de tus decisiones. Siempre desde pequeña quise ser doctora y desde que tengo uso de razón, emergencióloga”, aseguró la Dra. Llanos Figeroa.

Sin embargo, nunca planificó, ni pensó ser directora y hoy día tiene a su cargo tres salas de emergencia.

 

Home

Wihelma Echevarría, MD

Más allá de ostentar títulos, es el compromiso y la aportación social lo que mueve a la doctora.

Echevarría es gastroenteróloga pediátrica con subespecialidades en hepatología y nutrición. Obtuvo su título de médico en la Universidad de Puerto Rico, completó su residencia en pediatría en el Hospital Pediátrico Universitario de la Universidad de Puerto Rico y continuó su formación en gastroenterología pediátrica, hepatología y nutrición en la Universidad de Yale. Sin embargo, lo que la mueve a ejercer su vocación no está colgado en la pared.

Ha sido un reto. Pero al igual que muchas colegas mujeres, ese reto lo he aceptado y me enorgullece decir que siento que lo he ganado. Fui la primera mujer presidenta de la clase graduanda de medicina del Recinto de Ciencias Médica de Puerto Rico. En pediatría siempre ha habido excelente representación de mujeres, mas no así en mi subespecialidad. Gracias a Dios, esto esta cambiando. Al presente puedo decir con mucho orgullo que he dirigido el departamento de pediatría de un hospital y pertenezco a la junta fundadora de la Asociacion de Gastroenterologia y Hepatologia Pediatrica de Puerto Rico.

Amo mi profesión y amo mis días aun los complicados. El ayudar a mis pacientes me llena de satisfacción. Me encanta el ejemplo que le estoy dando a mis hijas Laura Isabel y Ana Victoria. Ellas ya entienden que una mujer puede hacer todo lo que se propone, sin tener que dejar de ser ella. Criar dos mujeres bondadosas, inteligentes y autosuficientes será mi mayor logro.

 

Home

Gloria Rodríguez Vega, MD

Se distingue en su profesión por llevarla como una verdadera vocación, pero también por ser la única neurointensivista en todo Puerto Rico, y una de las muy pocas en todo el mundo. Se trata de la doctora Gloria Rodríguez Vega, directora de la Unidad de Neurointensivo del Hospital HIMA San Pablo, Caguas.

Ella sabía desde niña que deseaba ser doctora, y tanto persiguió su meta, que en el camino logró otras distinciones, como ser la primera mujer graduada de Medicina en Cuidado Crítico en la Universidad de Brown, en Rhode Island. La doctora Rodríguez también estudió en la Universidad de Cornell, en Nueva York, donde completó un bachillerato en Literatura Española, mientras hacía estudios en Premédica.

Una de sus labores más encomiables ha sido transformar la Unidad de Neurointensivo en una zona muy humanizada. Ella misma ha expresado que deseaba tener un modelo de salud innovador, integral y acogedor en donde el paciente y sus familiares se sientan cómodos. Por eso, en su área no existen horarios de visitas, sino que el paciente puede estar acompañado todo el día, y se respetan los periodos de descanso de todos, apagando luces a las 10:00 de la noche en toda la Unidad y dejando únicamente la que sea necesaria por motivos de seguridad. Además, se ofrece con éxito los servicios de musicoterapia, entre otros. La doctora lo ha descrito como “un modelo basado en ciencia pura, pero con mucho humanismo”.

“No tuve oposición porque tengo la bendición de trabajar con una administración que reconoce que sus médicos son expertos en lo que hacen”, concluyó.

Home

Diana Avilés, MD

Su extensa preparación en cirugía plástica, su precisión y su empatía son cualidades que permiten que la Dra. Diana Avilés ofrezca a sus pacientes un trato individualizado.

“Lo bonito de mi profesión es que todos los casos son distintos, uno posee unas herramientas para llevar acabo la cirugía, pero siempre es necesario tener visión y capacidad de improvisación para lograr un resultado único y natural”, comentó Avilés.

Natural de Ponce, la doctora siempre supo que la salud y bienestar de las personas era primordial para una vida plena, por lo tanto era de esperarse que al graduarse de la escuela superior se fuera por el campo de la salud. Hizo sus estudios universitarios en la Universidad de Boston donde obtuvo un bachillerato en psicología. Luego regreso a Puerto Rico para emprender sus estudios graduados en medicina en la Escuela de Medicina de Ponce.

Durante sus años de preparación en la Escuela de Medicina logro obtener una de 83 posiciones disponibles en los Estados Unidos para formar parte de un entrenamiento integrado en cirugía plástica en la Universidad de Missouri. Allí recibió seis años especializados de entrenamiento en todas las áreas de cirugía plástica incluyendo cirugía reconstructiva, cirugía cosmética, microcirugía, cirugía cráneo facial, y cirugía de mano de adultos y niños. Al terminar su entrenamiento regreso a Puerto Rico convirtiéndose en una de las pocas mujeres que actualmente practica esta profesión en la isla.

Sobre su profesión la galena comente que para ella “es primordial crear una relación de confianza y buena comunicación con cada paciente, para así poder hacer de esta una experiencia positiva”.
Home

 Elivette Zambrana-Flores, MD

Es reumatóloga pediátrica y especialista acreditada en pediatría y reumatología pediátrica por la Junta Americana de Pediatría.

La Dra. Zambrana-Flores completó su formación en la subespecialidad de reumatología pediátrica en el Baylor College of Medicine en Houston, Texas, en 2002. Antes de unirse a HIMA, Dr. Zambrana-Flores fue profesora asistente en el Departamento de Reumatología Pediátrica de la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia. Está autorizada para ejercer la medicina en Puerto Rico y tiene licencias médicas inactivas en Texas y Georgia. Asimismo es miembro del Colegio Americano de Reumatología, de la Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico y el Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico.

“¡Me encantan los niños!. Los niños no son pequeños adultos y como tales tienen sus particularidades a la hora de diagnosticar y tratar”

“Desde muy pequeña quise ser pediatra ya que me fascinan los niños y ayudar a las personas. Durante mi entrenamiento en pediatría mis pacientes de lupus se robaron mi corazón. Me di cuenta del acceso limitado que tenían los niños de Puerto Rico a la reumatología pediátrica y de la  falta de conciencia y conocimiento en el país sobre dichas condiciones. El resto es historia”.

El reto mayor dentro de mi campo ha sido crear conciencia de qué condiciones trato y de que éstas ocurren en niños. Hace dos años, a través de la Asociación de Reumatólogos de Puerto Rico, la cual tengo el privilegio de presidir, organicé una actividad divertida para la comunidad con ese propósito, Rheuma Kids Expo. A nivel de gobierno, recibimos una Resolución y una Proclama, lo cual me da mucha satisfacción”.

Home

Lianette Pérez, MD

Cuando elegió ser obstetra ginecóloga mucha gente le decía “¿y cómo vas a poder hacer una vida normal si esa profesión es tan sacrificada?”. Aun así la Dra. Lianette Pérez no se imaginaba ejerciendo otra especialidad. 

 “Me fascina mi trabajo, traje los primeros bebés al mundo para el año 1996 y por 15 años esa fue mi gran pasión: hacer feliz a muchas familias recibiendo sus mayores tesoros, sus hijos”, expresó la galena.

En el año 2010 tuvo la oportunidad de ser madre y entonces hizo modificaciones al rítmo de su carrera. “Para poder combinar mi vida familiar y mis responsabilidades con el trabajo, decidí hacer un cambio en mi práctica y hoy en día estoy destacada en el área de la ginecología. Dedico bastante tiempo a la cirugía mínimamente invasiva incluyendo, cirugía robótica”, indicó la doctora.

El giro la ha convertido en la única mujer ginecóloga que hace cirugía robótica en Puerto Rico y Latinoamérica.

“Me siento orgullosa de este gran paso que le he dado a mi práctica hacia una medicina más avanzada y tecnología para el beneficio de mis pacientes”, añadió.